Bengalí de la India

El Bengalí de la India tiene su procedencia muy bien documentada, en ella se da cuenta de que corresponde al resultado de la cruza de gatos domésticos con gatos leopardos procedentes de  las selvas y bosques del sur de Asia, India, China, Corea, Singapur, Taiwan, Filipinas, Borneo y Tailandia.

Es una especie muy atractiva y esbelta. Poseen patas traseras un poco más largas que las delanteras, además de un cuerpo largo y estilizado. Su cabeza es pequeña y las orejas redondas y negras, teniendo una mancha blanca triangular en la parte posterior llamado ocelli característica de la raza.

Sus ojos son grandes, de color dorado y, entre ellos y la nariz, presentan rayas blancas. En su manto poseen rayas negras o cafés rojizas.  Pesan entre cinco y siete kilos, siendo las hembras un poco más pequeñas que los machos.

En cuanto a su carácter son felinos mas bien tímidos, pero poseen un comportamiento similar al de los perros ya que son extremadamente cariñosos y juguetones. Les gusta investigar y rebuscar por todos los rincones de la casa, además de estar sobre  los árboles y siempre cercanos al agua, de la que son fanáticos gracias a la herencia genética de sus antepasados salvajes. Como la mayoría de los felinos también es noctámbulo, por lo que desarrollan sus actividades preferentemente de noche.

Su aspecto no pasa desapercibido, al tener un parecido similar al del tigre con tonos anaranjados y rayas oscuras  que le otorgan una belleza que no es indiferente.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *