huron baño

Cómo bañar a un hurón

Es algo muy típico que cuando tratamos de bañar a nuestro hurón u otro animal, estos demuestran susto  frente a dicha situación. Esto se debe a que los hurones no son animales muy ligados al agua, y el único contacto con el agua que ellos tienen es cuando la usan para beberla.

La piel de los hurones es muy similar a la que tienen los otros animales, ya que ésta tiene y produce aceites corporales que los protegen, al momento en que nosotros bañamos a nuestros hurones, hacemos que los aceites naturales se pierdan, y de inmediato su piel comienza a trabajar para producir otra capa de aceite que cubra su pelaje.

Por estas razones no se recomienda bañar de manera frecuente al hurón, ya que la piel con cada baño se acostumbrada a producir más y más aceites corporales, y llegara un momento en que nuestro hurón tendrá un olor más fuerte que de costumbre, los expertos recomiendan bañarlos como máximo una vez al mes, pero mientras más tiempo se pueda esperar será mucho mejor para nuestro hurón

El proceso que se realiza para bañar a un hurón, es similar a lo que se realiza para bañar a un bebé:

Debemos tener todo preparado (agua tibia y champú de hurones) la idea del agua es que no cubra al hurón, sino que llegue a la mitad de su cuerpo, pero esto depende de cómo sea la reacción de nuestro animal, si este reacciona bien al agua, dejémoslo un rato más para que aproveche el momento, si todo va bien podemos complementar con juguetes de goma para que el baño no sea una experiencia traumática

Al momento de enjabonar a nuestro hurón, debemos tomarlo con una mano pero de espalda a nosotros para que no se afirme o trate de escapar, levantarlo del agua y poner jabón por todo el cuerpo, después lo dejamos en el agua pero aquí debemos tener cuidado, para que el jabón no entre en sus ojos.

Cuando retiremos al hurón del agua, este tratara de secarse por sí solo, después de eso nosotros debemos apoyar este proceso, lo secamos con una toalla y con el secador de pelo (esto depende de cada hurón, ya que algunos son muy asustadizos y no nos permitirán secarlos bien con este elemento)

Cuando se encuentre complementamente seco podemos cepillarlo, ya que con el agua algunos pelos se empiezan a soltar después de todo este proceso se aconseja darle un estímulo como algo para comer o jugar. Estos son incentivos claros  para que el próximo baño que le toque, todo sea más relajado.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *