Cómo lograr que tu hijo desarrolle una tenencia responsable con su mascota

Numerosas publicaciones señalan que el vínculo entre niños y mascotas estimula el desarrollo de empatía, responsabilidad y compromiso. Sin embargo para que esto se lleve a cabo es necesario que los padres incentiven esta dinámica a partir de la implementación de patrones de comportamiento que contemplen el desarrollo de una tenencia responsable.

 En un comienzo deben deben estar bajo supervisión de un adulto , son los padres quienes deben guiar el manejo o cuidado que se debe tener con el animal, lo mismo sucede con la responsabilidad del cuidado. Al principio tendrán el rol de “colaborador” en los cuidados, hasta que logren desarrollar los hábitos y  asuman  las diferentes tareas que conlleva tener una mascota, como por ejemplo darles de comer o sacarlos a pasear.
Es importante saber a que edad es conveniente que un niño tome la responsabilidad de estar a cargo de una mascota, en general la autonomía en esta labor es más factible  a partir de los 10 o 12 años aproximadamente para así desarrollar  sin ningún problema las tareas encomendadas. Esta experiencia será muy enriquecedora ya que le permitirá aprender a cuidar y velar por otro ser, el cual de no ser atendido según sus necesidades, no podría subsistir.
Para ayudar en la tenencia responsable es importante establecer rutinas, es decir: implementar horarios de alimentación, baño o paseo. Los que deben ser claros y estrictos tanto para la mascota como para el niño. De esta manera no las olvidarán y será mucho más fácil para que los padres puedan controlar el cumplimiento de estas tareas. Dentro de ellas  también esta incluido sin duda, el tiempo que comprende juegos y demostraciones de cariño, ya que en éstos momentos es cuando se establece un vínculo mucho más cercano . Por otro lado además será más factible para el niño  observar e identificar el lenguaje corporal de su mascota, para que logre interpretar lo que intenta comunicarle a través de sus movimientos. Por ejemplo, si un gato está siseando o mueve la cola, quiere decir que está enojado y que no se lo debe tocar.
También es importante transmitir a los niños que en los juegos con sus mascotas deben evitar asustarlos, gritarles o acercárseles sigilosamente, ya que esto puede generar comportamientos erráticos o violentos en los animales.

De seguir todos estos pasos apoyados por la familia,  se incrementará la cantidad de dueños  con tenencia responsable desde temprana edad.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *